Palmira, Valle del Cauca, Colombia

Carlos Alberto Franco

Entre los contratistas mejor remunerados por la actual administración municipal, figuran abogados, arquitectos e ingenieros. Los contratos por prestación de servicios suscritos con estos profesionales, entre el 2012 y el 2014, superan los cinco mil millones de pesos.


En el año 2014, cincuenta y siete abogados externos en “apoyo a la gestión” recibieron $2.300 millones, equivalente al 11.7% de todos los salarios que paga el municipio por nómina a 510 funcionarios de toda la planta de cargos. Entre los años 2012 y 2014, se suscribieron 110 contratos con abogados, jurisconsultos, jurisperitos y uno que otro “doctor” que nos debe su tesis de grado. Esos contratos ascendieron a $4.874.715.000.

AÑO NÚMERO DE CONTRATOS VALOR ($)
2012 16 562.900.000
2013 37 2.028.705.000
2014 57 2.283.110.000
TOTAL 110 4.874.715.000

No es mi intención poner en entredicho a profesionales del derecho por firmar contratos y ganar honorarios con el municipio, pero estoy en contra de aquella política que “disfraza” el gasto, repartiendo contratitos a troche y moche para pagar favores políticos de la coalición gobernante. Si la Secretaría Jurídica cuenta hoy con una planta oficial cercana a diez profesionales en derecho y requiere de un mayor número de abogados, seria entendible y justificable incrementarla al doble: diez abogados externos con experiencia y/o especialización no cuestan más de cinco millones al mes cada uno (sesenta millones cada uno por año). Durante el cuatrienio, la inversión en este recurso humano llegaría a los 2.400 millones de pesos, pero en la actualidad su costo se estima en 7.157 millones de pesos. Con una óptima utilización del talento humano externo, el servicio sería de mayor calidad, y con el tiempo resultaría no tan oneroso. Disminuir gastos de personal y reasignar ese ahorro a la inversión social es una ecuación que, lamentablemente, no cumplen nuestros gobernantes.

¿Qué sucede con la prestación de servicios en el área de planificación, desarrollo urbano, proyectos estratégicos y diseños? Actualmente se ha avanzado mucho en la cultura de la preinversión, en temas como el plan de desarrollo, plan operativo de inversiones, renovación urbana, diseños de acueductos y alcantarillados rurales, parques, etcétera; pero los montos contratados en esa prestación de servicios impacta: 133 contratos firmados entre 2012 y 2014 por un valor de $3.691.854.000. Aunque resultan más costosos los abogados que los ingenieros y arquitectos, no solo en su número, sino en sus emolumentos. Según el ministro de Comunicaciones, por cinco abogados graduados, solo hay un ingeniero.

Tras analizar la contratación correspondiente al Plan de Ordenamiento Territorial (POT), Plan de Desarrollo, Proyectos Estratégicos, Servicios Públicos y Renovación Urbana; se pudo observar el gran peso que tiene la prestación de servicios en la ejecución del POT, el Plan de Desarrollo y los proyectos de Renovación Urbana, principalmente. Entre los años 2012 y 2014, se firmaron 43 contratos por prestación de servicios (20 en el 2012, 14 en el 2013 y 9 en el 2014), que tuvieron un costo de $1.190.255.000. El arquitecto mejor remunerado durante ese período fue J. Rodríguez, quién en 36 meses ganó honorarios por $238.000.000.

¿Qué se ha logrado con un abultado número de profesionales externos y de apoyo a la planeación fuera de la expedición, en febrero de 2014, de un POT incompleto, mediocre y poco ambicioso? Ni siquiera se pudo elaborar en tres años el Plan Zonal del Centro, al que obliga el POT y que debió ser adoptado en agosto del 2014. Sin embargo, sí se firmó el contrato de renovación urbana de la calle 30 entre el parque de Bolívar y La Trinidad por valor de $9.965.673.391, hoy desfasado en un cien por ciento respecto al tiempo de ejecución inicialmente pactado que fue de siete meses.

¿Existe en camino un contrato de consultoría (con una universidad) para ejecutar el antes mencionado plan zonal, al tiempo que $3.700 millones ya invertidos en planificación territorial, entre 2012 y 2014, no alcanzaron para construir en su totalidad esa herramienta tan necesaria y útil de planeación urbana? Se estima que su costo será una cifra cercana a los $500 millones en 2015, suma que no fue presupuestada, pero que inevitablemente deberá gastarse, ojalá previa convocatoria con varios oferentes y propuestas técnicas y económicas viables. ¡No a la “mermelada” en la preinversión y los estudios urbanos!, es lo mínimo que esperamos los palmiranos.

Escribir un comentario

Este es un espacio de participación de los usuarios. Un espacio para las ideas y el debate, no para fomentar el odio, el desprecio, la violencia o la discriminación de cualquier tipo.
Los comentarios aquí registrados pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de Palmiguía. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos comentarios que se consideren impertinentes.

Código de seguridad
Refrescar