Palmira, Valle del Cauca, Colombia

Carlos Alberto Franco

Si la Cámara Colombiana de la Infraestructura, la ANI, Mintransporte y Planeación Nacional atienden a los vallunos y al Norte del Cauca, el posconflicto en el Páramo de las Hermosas y el Sur del Valle no será traumático y su costo frente a sus beneficios será menor.


Corresponde al nuevo alcalde de Palmira formular el POT 2016–2028 (tres períodos), tarea bien difícil si asimilamos las preocupaciones expresadas por el Departamento Nacional de Planeación antes del lanzamiento del Programa para construir los POT modernos.

En Colombia, un 60% de los municipios no tiene en cuenta el uso agrícola y el 97% no cuenta con estrategias de desarrollo rural; el 60% definió mal su perímetro urbano, el 61% delimitó suelo de protección erróneamente y el 14% no ha incluido suelo de protección (diario El Tiempo, nov. 17 de 2015).

Se requiere de un año y medio para formular, consultar y concertar la readaptación y/o reformulación de los nuevos planes de ordenamiento territorial. ¿Qué dejó adelantado el alcalde que se va al alcalde que llega? No mucho. ¿Cómo se articulará el Plan de Ordenamiento Departamental con los POT locales una vez la gobernadora del Valle arranque su mandato? No sabemos nada aún.

Cuando las estadísticas del DNP (Departamento Nacional de Planeación) nos dicen que un 50% de los municipios fijó el suelo de expansión inadecuadamente, un 32% no clasificó suelo de expansión y sólo el 28% lo hizo correctamente; Palmira debe poner sus barbas en remojo y revisar —si es que hay un diagnóstico de Planeación y de la CVC— cuales fueron las metas de cumplimiento del POT inicial (acuerdo 109 de 2001), los déficits, los ajustes del año 2014 (acuerdo 028 de 2014) y proyectar el futuro en los próximos doce años. La revisión excepcional que se hizo en 2014 con memorias, documentos técnicos de soporte, seguimiento y evaluación será el punto de arranque de ese proceso a seguir (169 artículos, 61 planos, 31 fichas normativas, usos del suelo, ejecución y gestión del riesgo), el cual deberá tratar de mejorar lo relacionado con renovación urbana y el plan zonal del centro, hoy crudo y sin su primer hervor.

De manera esquemática y general, el POT de largo aliento debe contemplar prioritariamente “lo que debe ser” el territorio de media, alta montaña y el páramo con los planes de ordenamiento y manejo de las cuencas hidrográficas (POMCH) de los ríos Amaime, Nima, Aguaclara, Bolo y Frayle. Los suelos de vocación agrícola frente a los suelos de protección forestal es necesario delimitarlos, reglamentarlos y excluir o limitar radicalmente la ganadería extensiva, fuente de erosión en terrenos de alta pendiente.

Ante la elevada proporción del suelo plano ocupado por el cultivo de la caña de azúcar (treinta y dos mil hectáreas en Palmira), se deben diseñar estrategias de óptima y eficiente ocupación del suelo agrícola (frutas, legumbres, hortalizas) para convivir con bosques de especies nativas que eviten la erosión, protejan las cuencas hidrográficas del invasivo cambio climático y nos garanticen el suministro de agua para riego y consumo humano.

Desde La Buitrera, Arenillo y Chontaduro (al sur), pasando por La Zapata, Tablones, Potrerillo, La Quisquina, Tenjo, Toche, Calucé y Combia (al norte); Palmira debe proteger ambiental e hídricamente su territorio, hoy, afortunadamente, libre de la explotación minera. ¿Quiénes deben garantizar la protección de ese territorio? Posiblemente la “politizada” e ineficaz CVC y una comunidad empoderada y comprometida con la defensa del agua. Ya veremos.

La agenda de competitividad de Palmira (2011, Cámara de Comercio) cuenta con once pilares básicos, de los cuales la gestión del desarrollo territorial y sectorial, el plan de inversiones públicas y privadas, el plan de desarrollo agrícola y seguridad alimentaria y el programa de protección ambiental y cuencas hidrográficas son esenciales en su formulación e implementación. ¿Para cuándo?

Juanita Cataño, diputada por el Centro Democrático, asistida por el arquitecto Rodrigo Ramírez y por mí, trabajaremos en equipo para promover e impulsar los estudios (fase I) del corredor vial que uniría al municipio de El Cerrito con Palmira, Pradera, Florida y Candelaria al nivel de la cota 1.800–1.900 metros sobre el nivel del mar. Se articularían a ese corredor de montaña algunos distritos de riego y centros de acopio agroalimentarios, acueductos regionales para centros poblados menores con lagos de amortiguación y usos complementarios en áreas de reserva paisajística, forestal y recreativa. Este plan ofrecería un desarrollo turístico amigable con el medio ambiente.

Si pronto se tendrán los diseños finales del Corredor Pacifico–Orinoquia, con el contrato ya firmado por la nación por $16.383 millones y una inversión en construcción de 184 kilómetros entre Palmira, Pradera, Herrera, Puerto Saldaña, Ataco, Villavieja, Baraya, El Venado y Colombia (Huila) por un monto de tres billones de pesos; los Llanos Orientales estarían a la vuelta de la esquina de Palmira. El proyecto total hasta Mesetas (Meta) tiene una extensión de 454 kilómetros (incluye la II fase) y nuestra vía terciaria (El Cerrito – Palmira – Pradera – Candelaria – Florida) empalmaría con Herrera (Tolima), articulándose así con la autopista 4G que une al Pacífico con la Orinoquía y que se ejecutaría en seis años.

Si la Cámara Colombiana de la Infraestructura, la ANI, Mintransporte y Planeación Nacional se “destapan los oídos y se quitan la venda de los ojos” y atienden a los vallunos y al Norte del Cauca, el posconflicto en el Páramo de las Hermosas y el Sur del Valle no será traumático y su costo frente a sus beneficios será menor, asimilable, financiable e inmensamente productivo.

Comentarios

Los comentarios aquí registrados pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de Palmiguía. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos comentarios que se consideren impertinentes.

Código de seguridad
Refrescar

Lo más visto de Carlos Alberto Franco

Asuntos de ciudad, Ingenios azucareros

La deuda ambiental y la quema de la caña de azúcar

Mientras el sector cañicultor, bajo la protección del Estado, crece desmedidamente a costa del daño social y ambiental, los municipios...

Asuntos de ciudad

Si en Aguas de Barcelona llueve…

Las experiencias en todo el mundo, fomentadas por el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, han demostrado que la...

Asuntos de ciudad

Palmira, homicidios y sicariato

Durante el período 2010–2013, en Palmira se registraron 1.088 homicidios, el 65 por ciento de ellos mediante la modalidad de...