Palmira, Valle del Cauca, Colombia

Carlos Alberto Franco

¿Qué motivos tiene el Ejecutivo y el Concejo para no realizar obras de infraestructura ambiciosas para mitigar no solo el cambio climático de un municipio “ahogado” por cañaduzales en sus cuatro puntos cardinales, sino también recuperando cinco arterias hídricas que hoy están abandonadas y que serían pulmones verdes recreativos?


El titular de esta columna de opinión no debe asustar a los habitantes de las comunas urbanas de Palmira. ¿Quién no sabe que el indicador de áreas verdes/ habitante es hoy deficitario? Difícilmente alcanzamos a diez metros cuadrados por habitante cuando la meta debe ser el doble. Y estamos lejos de cumplirla.

La trama urbana de Norte a Sur está atravesada, para bien, por cinco zanjones desprendidos del Oriente del territorio y del piedemonte de la Cordillera Central, donde se ubican las cuencas hidrográficas de los ríos Amaime, Nima, Aguaclara, Frayle y Bolo. Los zanjones urbanos son: Monteclaro, Zamorano, Mirriñao, río Palmira (parque lineal) y Sesquicentenario – La María.

En el Plan de Ordenamiento Territorial (POT), y partiendo de la estructura ecológica principal nos adentramos en lo normatizado para parques municipales (artículos 29 a 33 del acuerdo 109 de 2001), encontramos definiciones, objetivos, criterios de manejo, identificación y régimen de usos para parques de recreación, tanto pasivas como activas. El POT en su artículo 30 establece objetivos, por ejemplo, “(...) que los ríos y zanjones que atraviesan el área urbana serán parques urbanos”, y establece su interconexión espacial y funcional, aumentando cualitativa y cuantitativamente la oferta ambiental con senderos peatonales y ciclorrutas, entre otros. Entre Oriente y Occidente, los cinco zanjones deben intervenirse en una longitud de 6.5 kilómetros cada uno, lo que significa que el plan de recuperación de esas áreas verdes sería de 32.5 kilómetros, con anchos variables, según la paramentación existente por construcciones en la zona.

Serían unos verdaderos pulmones ecológicos, en los cuales las aguas y la flora de cada parque lineal serían un canto a la recreación, al arte y la cultura. La complejidad y diversidad en los criterios de diseño harían que el proyecto exigiera obras muy complicadas, en lo que a contratación se refiere, y en las que intervendrían empresas como Aquaoccidente, CVC, EPSA, Valorización y el Municipio, entre otras. El plan tendría una primera fase de planificación (POT y planes zonales para cada parque) y contratación por etapas, de acuerdo a sus particularidades y paisajismo, servicios públicos, movilidad, peatonalización, ciclorrutas, avifauna, flora nativa y escenarios deportivos. Esta fase del proyecto sería estructurada por una firma especializada, a contratarse por concurso público de méritos.

Dependiendo de los flujos de caja y financiación del proyecto, con recursos propios y/o del crédito (ingeniería financiera) y los tiempos de ejecución para los cinco proyectos (dieciséis años —equivalentes a cuatro gestiones administrativas—, contando con planes de desarrollo articulados en el tiempo), se estudiaría la implementación de la valorización a setenta mil predios urbanos y/o la plusvalía a las zonas de influencia directa de las obras que se ejecutaren. Me atrevo a calcular que el kilómetro de zanjón o parque lineal construido no excedería, por kilómetro, los dos mil millones de pesos, es decir, un total de sesenta y cinco mil millones. Esta inversión sería recuperada en un 25% por valoración, un 25% por plusvalía y el 50% final serían recursos del Municipio y CVC, esta última con el producto de la sobretasa ambiental.

Ya Palmira es una ciudad que, más que “intermedia” y por su población y recursos económicos y fiscales, supera a quince capitales de departamento.

¿Qué motivos tiene el Ejecutivo y el Concejo para no realizar obras de infraestructura ambiciosas para mitigar no solo el cambio climático de un municipio “ahogado” por cañaduzales en sus cuatro puntos cardinales, sino también recuperando cinco arterias hídricas que hoy están abandonadas, mal mantenidas y que serían pulmones verdes recreativos? Biodiversificar estos espacios para la fauna acuática y sembrarlos con especies arbóreas nativas o endémicas es un plan que bien merece el compromiso político de cuatro administraciones con una perspectiva y proyección de mediano plazo, comprometiendo a la ciudadanía y a los líderes barriales, para lograr un proyecto de ciudad incluyente. Si las inversiones se aprovechan para articularlas con programas de cultura ciudadana, empoderando a los colegios y escuelas públicas de las siete comunas urbanas, podemos bajar el número de homicidios en la ciudad, hoy uno de los más altos del país.

Alcalde Ortega Samboni, si sus finanzas hoy están bulímicas y anoréxicas, saque avante el proyecto haciendo aprobar ya el “Estatuto de espacio público” que está listo hace más de ocho años y contrate los estudios de factibilidad y sus diseños, especificaciones y pliegos licitatorios, y húndale el acelerador al POT y sus planes zonales. Palmira no lo olvidará como el tercer alcalde caicedista en serie, que contra viento y marea lucha hoy con los “bolsillos rotos”, pero dejando al municipio con un plan que nadie olvidará.

Comentarios

Los comentarios aquí registrados pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de Palmiguía. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos comentarios que se consideren impertinentes.

Código de seguridad
Refrescar

Comentarios  

0 #1 germán franco 23-01-2017 12:08
El agua es un recurso urbano-ambienta l fabuloso. Si algún día se materializara esta recuperación, habría que blindarla contra las motos. No olvidar el poder contaminante que tienen.

Lo más visto de Carlos Alberto Franco

Asuntos de ciudad, Ingenios azucareros

La deuda ambiental y la quema de la caña de azúcar

Mientras el sector cañicultor, bajo la protección del Estado, crece desmedidamente a costa del daño social y ambiental, los municipios...

Asuntos de ciudad

Si en Aguas de Barcelona llueve…

Las experiencias en todo el mundo, fomentadas por el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, han demostrado que la...

Asuntos de ciudad

Palmira, homicidios y sicariato

Durante el período 2010–2013, en Palmira se registraron 1.088 homicidios, el 65 por ciento de ellos mediante la modalidad de...