Palmira, Valle del Cauca, Colombia

Carlos Alberto Franco

La pasada creciente del río Nima que afectó la bocatoma del acueducto de Palmira, dejó entrever algunos de los problemas que aquejan a la principal fuente hídrica del municipio.


La crisis originada por el racionamiento de agua en días recientes en Palmira nos debe alertar a todos para dar soluciones eficientes al mantenimiento y recuperación del bosque y las diferentes fuentes de agua que nutren al río Nima.

La preocupación central es la erosión que presenta la montaña en la parte alta y media de la cuenca, que con las escorrentías de las aguas lluvias agravan la situación. Esta debilidad es inherente a la cuenca del río Nima y el municipio, la CVC y especialmente Aquaoccidente deben diseñar e implementar planes preventivos y curativos para garantizar un suministro de agua cruda a la bocatoma de la planta de tratamiento (Barrancas) que evite futuros cortes de agua.

Necesitamos que las tres entidades mencionadas nos digan la verdad sobre la explotación irregular de madera en el bosque protector y cómo se han asegurado las inversiones para reforestar y prevenir futuras avalanchas por razones de clima, suelos y bosques. La experiencia que tuvimos durante quince años con el concesionario Acuaviva S. A. fue frustrante y negativa, pues la inversión que preveía la concesión fue luego modificada por la junta directiva y terminó en lo que culminan muchas políticas de protección de las aguas en Colombia: no hubo inversión y nadie respondió.

¿Qué nos dice hoy Aquaoccidente sobre inversiones en los próximos quince años en la cuenca del Nima? Queremos saber si hay estudios para fuentes alternativas de agua, tales como el río Amaime, para solucionar esta situación; ¿en qué estado se encuentran y quiénes participarán con sus aportes? ¿Qué nos dice la CVC en su plan cuatrienal de inversiones para mantener y recuperar con especies nativas los bosques de esa reserva natural, teniendo en cuenta que el municipio de Palmira le aporta a esa corporación una sobretasa ambiental anual que excede los siete mil millones de pesos, los cuales no se invierten?

Al alcalde, el Concejo y el Consejo Territorial de Planeación, en asocio con la CVC, les corresponde la fijación de la política pública del agua; y sobre el páramo de Las Hermosas, definir planes, programas y proyectos con base en recomendaciones, estudios y normatividad del Plan de manejo de la cuenca del río Amaime. El municipio de Palmira, como socio de Aquaoccidente, debe planear en el POT cuántos corregimientos utilizan el agua de la fuente abastecedora del río Nima para su servicio, pues la población rural usuaria creció significativamente en la última década, a lo que se suma la multitud de planes de vivienda que están actualmente en desarrollo, los cuales consumen agua en grandes caudales. Por eso la conveniencia del río Amaime con dos alternativas: (1) una planta de tratamiento para 150 mil usuarios, plan B en caso de racionamiento y/o suministro al municipio de Palmira y El Cerrito; y (2) un trasvase del 30% del caudal del río Amaime al río Nima para ulterior tratamiento en la planta de Barrancas.

Una cosa más que preocupa, es que se desconoce el estado de la represa de la laguna de Santa Teresa, la cual abastece al río Nima y que genera agua a la planta de tratamiento y energía en Nima I y Nima II. Extraoficialmente se conoce que la represa, construida en 1925 y que no ha contado con mantenimiento regular, presenta graves agrietamientos.

La planta de tratamiento de aguas residuales es otro asunto que merece atención, pues la CVC amenaza al municipio con imponer sanciones si ésta no entra pronto en funcionamiento, pero la obra tiene un costo aproximado de cien mil millones de pesos y Aquaoccidente quiere “pasar de agache” para que la financien la CVC y el municipio.

Son muchos los problemas que necesitan soluciones oportunas y concretas, en un municipio que privilegia la politiquería en vez del agua.

Comentarios

Los comentarios aquí registrados pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de Palmiguía. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos comentarios que se consideren impertinentes.

Código de seguridad
Refrescar

Comentarios  

+2 #2 Manuel Fernando Muñoz 03-04-2017 12:06
No solo Smurfit Cartón de Colombia es responsable del daño ambiental en la cuenca y microcuencas del rìo Nima. El municipio, junto con CVC, deben responder por su vigilancia y protección, manejo, mantenimiento, repoblación forestal, cumplimiento de normas constitucionale s sobre el uso de los suelos; la EPSA debe de reforestar. Los franceses Lyonnaisse des eaux, se fueron, sin invertir. Ahora los españoles de AGUAS DE BARCELONA, dueños de AQUAOCCIDENTE, que van a invertir en dicha cuenca???
+2 #1 GIOVANNY MONCAYO VELEZ 24-03-2017 11:34
La principal responsabilidad esta en manos del Municipio como ente territorial autónomo y rector del territorio. Es así pues que debe tomar el liderazgo frente a la CVC y Acuaoccidente para evitar en un futuro posibles desastres y racionamientos de agua prolongada. En cuanto a Acuaoccidente, empresa que Riter trajo con la cédula y posiblemente violando el Articulo 6 de la ley 142 de 1994, tiene la obligación de construir 5 pozos profundos para atender un posible desabastecimien to y la Ptar

Lo más visto de Carlos Alberto Franco

Asuntos de ciudad, Ingenios azucareros

La deuda ambiental y la quema de la caña de azúcar

Mientras el sector cañicultor, bajo la protección del Estado, crece desmedidamente a costa del daño social y ambiental, los municipios...

Asuntos de ciudad

Si en Aguas de Barcelona llueve…

Las experiencias en todo el mundo, fomentadas por el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, han demostrado que la...

Asuntos de ciudad

Palmira, homicidios y sicariato

Durante el período 2010–2013, en Palmira se registraron 1.088 homicidios, el 65 por ciento de ellos mediante la modalidad de...