Palmira, Valle del Cauca, Colombia

Carlos Eduardo Maldonado

En Colombia, ya no es necesario eliminar físicamente a la oposición; basta con decretarles, mediante todas las componendas y triquiñuelas jurídicas y disciplinarias, la muerte política.


Estaba anunciado. La de Petro es la crónica de una muerte anunciada. Todo lo demás, entre la decisión del Procurador y el resultado final, fue para quienes aún esperaban lo imposible, pensar con el deseo. Lo cual, en realidad, tiene dos faces. De un lado, el hecho humanamente maravilloso de conservar la esperanza, por definición, contra todas las adversidades. Se trata de la dimensión espiritual de la existencia. Y de otra parte, el simbolismo de oponerse a las voluntades contrarias, acaso advenedizas, en este caso representadas en el procurador Alejandro Ordóñez y todo lo que él representa.

La historia tiene cuatro actos, por así decirlo: en el primer acto, que en realidad es un proemio: el tema de las basuras en el pasado mes de noviembre. Más allá de las denuncias de si hubo confabulación o no —algo que es evidente que si la hubo aun cuando no se puedan aportar pruebas contundentes, como ha sostenido Emilio Tapia—, Petro, literalmente, dio papaya.

Y dio papaya porque él representaba el tercer triunfo consecutivo de la izquierda en el segundo cargo más importante del país, la alcaldía de Bogotá. Un auténtico escándalo para las fuerzas del establecimiento y las políticas de extrema derecha. Petro sale con las manos limpias, sin escándalos de robos o corrupción, pero con la acusación de que no sabe hacer equipo y que carece de experiencia en gestión. Y si en la vida no se puede dar papaya, en política aún menos.

Sobre la base de esa introducción, el primer acto de la obra consiste en la acusación del procurador Ordóñez. La mano larga de los intereses más oscuros del país en uno de los cargos más poderosos de la nación.

Ordóñez logró poner a los medios de comunicación en contra de Petro y polarizó hasta cierto punto a la ciudad e incluso al país. La sentencia estaba anunciada: 15 años de inhabilidad política. Es decir, la muerte política de Petro, quien con 53 años (próximo a cumplir 54), cuando termine la sentencia dictada por Ordóñez y los suyos tendrá 69 años. Si en los deportes la muerte de un deportista de alta competencia tiene lugar en promedio hacia los 30 años, en política a los 70 es prácticamente imposible acceder a un puesto importante.

El segundo acto fueron las protestas, argucias, estrategias y acciones de Petro, sus abogados, sus equipos y simpatizantes. Desde la toma de las calles y la plaza pública hasta un diluvio de tutelas y otras acciones jurídicas. Y se dijo muy bien: Petro, como casi toda la izquierda es excelente en protestas y denuncias, en oposición y confrontaciones, pero ingenua, inepta e ignorante en administración y gestión. Esto es, en el manejo de las jaurías y técnicas de los aparatos de Gobierno y Estado. Literalmente: los aparatos.

El tercer acto tuvo lugar de manera inexorable. Luego de haber acudido a la Corte Interamericana de Derechos Humanos y haber logrado una medida cautelar, la suerte de Petro dependía del candidato–presidente Juan Manuel Santos. Y en un mismo día tuvieron desenlace todos los actores, guiones y acciones del tercer acto. El más breve de la obra y el más dramático. La sentencia anunciada fue ejecutada sin piedad, técnicamente, sin dilaciones.

Sin embargo, es fundamental poner las cosas en perspectiva.

Colombia ha sido un país en el que históricamente se ha negado el derecho a la oposición. En el país a la oposición se ha aniquilado físicamente. Se la aísla, se la coopta o la asesinan. Tal es la historia de Colombia que incluye nombres como Gaitán y Guadalupe Salcedo, los asesinatos masivos de la Unión Patriótica (UP) o los cambios de las armas por puestos burocráticos, becas y viajes; por ejemplo.

Lo de Petro, sin embargo, es una nueva modalidad de muerte, a saber: la muerte política. Ya no es necesario eliminar físicamente a la oposición; basta con decretarles, mediante todas las componendas y triquiñuelas jurídicas y disciplinarias, la muerte política.

Primero fue Piedad Córdoba; ahora es Petro. Y los casos seguirán con absoluta seguridad. Esto se llama la combinación de todas las formas de muerte: muerte civil o penal, muerte física o política, muerte de personería jurídica o mediática. Los mecanismos se han refinado y vuelto acaso más simbólicos, pero no por ello menos violentos.

La suerte de Petro está echada. La de Piedad Córdoba, por el contrario, aún tiene espacios y posibilidades de juego.

Como quiera que sea, el mensaje debe llegar y calar. Colombia se encuentra debatiendo las posibilidades de un acuerdo de paz en La Habana. Y es en ese marco que hay que entender las muertes y la vida de políticos de oposición. Esto es, la lógica política en curso.

Con la decisión sobre Petro se ha regocijado lo más conservador de la conciencia nacional. A lo que asistimos es a un juego de emociones y un despliegue de tácticas y estrategias. La iniciativa la ha tomado el establecimiento, el Gobierno, el Estado y las fuerzas más conservadoras de la nación. Petro, un símbolo de la izquierda, sólo puede reaccionar; según parece, no más.

Dicho en el lenguaje de michos ciudadanos de la calle, la decisión contra Petro fue una decisión de clase, un acto de poder y fuerza.

Los críticos y analistas de la obra de teatro no dejarán, no sin razones, de expresar sus opiniones en los días, semanas y meses venideros. En las próximas representaciones algunos nombres podrán cambiar y algunos repetirán roles y se alternarán papeles. Pero el juego de las formas de violencia en el país no cambiarán en el futuro inmediato. Esta vez, la forma ha sido la de violencia política.

Colombia deberá alcanzar la madurez suficiente para poder vivir y convivir con la oposición. Que es lo que hace a una nación democrática y madura. El problema es que esa clase de aprendizajes no se logran voluntariamente.

Comentarios

Los comentarios aquí registrados pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de Palmiguía. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos comentarios que se consideren impertinentes.

Código de seguridad
Refrescar

Comentarios  

0 #1 Adriana 21-03-2014 08:20
Excelente artículo!. De un Maestro como Carlos Eduardo Maldonado no se podía esperar menos...Lo genial que le falta es la difusión necesaria.

Lo más visto de Carlos Eduardo Maldonado

Sociedad

Parásitos sociales

Podemos identificar cinco clases principales de parásitos o depredadores en la economía contemporánea: gente que no produce nada, sino que...

Ciencia

¿Qué es la lógica cuántica?

La lógica cuántica, formulada al comienzo en 1936, no son muchos los desarrollos que ha tenido aunque altamente significativos. Un...

Ciencia

¿Qué dice el concepto “grados de libertad”?

El concepto de grados de libertad fue originalmente introducido por el neurofisiólogo soviético Nikolai Bernstein (1896–1966) en el estudio del...