Palmira, Valle del Cauca, Colombia

Crónicas y relatos

Se inauguró oficialmente la Catedral el 9 de febrero de 1929, en medio del fervor religioso del pueblo palmirano, que contempló satisfecho y admirado la hermosa obra de arte que constituye nuestra Catedral.


Basado en documentos y tradiciones conservadas por años, se hace una reseña histórica, tanto del lienzo de la Patrona de la Ciudad, Nuestra Señora del Rosario del Palmar, como de la magnífica Catedral de la ciudad, orgullo de los palmiranos y patrimonio de toda la región.

Algunos historiadores, refieren que el lienzo fue encontrado en la Hacienda Malagana del sacerdote Juan Varona, quien seguramente lo había recibido junto con la Hacienda, y el anterior propietario lo había hecho pintar en España, como sucedió con tantas obras pictóricas santas y profanas, que llegaron a nuestro continente de igual manera. Dicha imagen, fue llevada al caserío de Llanogrande, y colocada en la Iglesia Parroquial.

El estudio de la Catedral sí merece un estudio más a fondo, y para ello hay necesidad de remontarse a la Colonia, cuando Llanogrande, constituía un núcleo de haciendas y ranchos, y los sacerdotes españoles, en su tarea misionera, levantaban oratorios y capillas divulgando la doctrina de Cristo.

En 1722, y justamente en la Hacienda Malagana, se formó el primer núcleo parroquial, con la advocación de Nuestra Señora del Rosario del Palmar, y en 1724 el Obispo de Popayán, Juan Gómez de Frías, concedió permiso de exponer la Divina Majestad en forma permanente, dándole a la incipiente capilla el nombre de Iglesia, y lográndose con esto que los vecinos resolvieran construir una iglesia más acorde con la permanente presencia del Santísimo, iglesia ésta que se construyó en la esquina de la calle 31 con carrera 29 de la actual nomenclatura, en un lote que era propiedad del Capitán Francisco Rengifo Salazar, quien generosamente lo donó.

Allí fue trasladado el lienzo de nuestra Patrona, hasta cuando el terremoto de 1766 destruyó prácticamente la iglesia.

En 1852, y teniendo en cuenta la necesidad de construir, dado el aumento de la población y el fervor religioso, un templo más grande, se remató públicamente ese predio, y se inició una nueva construcción ya en el terreno que hoy ocupa nuestra Catedral.

En 1913, se conceptúa que sus dimensiones no satisfacen las necesidades piadosas de los palmiranos y que hay necesidad de demolerla, lo que se inicia el 3 de diciembre del mismo año, y el servicio parroquial es trasladado provisionalmente a la Capilla del Sagrado Corazón de Jesús, el 16 de enero de 1914, siendo Párroco el Pbro. Guillermo Becerra, se coloca y se bendice la primera piedra para una construcción, cuyos primeros planos fueron elaborados por el arquitecto Hermano Silvestre de la Comunidad de los Redentoristas de Buga, con dirección de la firma de arquitectos Borrero & Ospina de Cali.

Su decoración interior se confió al maestro Mauricio Ramelli, artista italiano. El artista español Luis Peña Negrí, fue el autor del viacrucis y de las alegorías murales de sus paredes.

Se inauguró oficialmente la Catedral el 9 de febrero de 1929, en medio del fervor religioso del pueblo palmirano, que contempló satisfecho y admirado la hermosa obra de arte que constituye nuestra Catedral.

Mención especial para el Pbro. José Manuel Salcedo, continuador de la obra, quien con el Pbro. Guillermo Becerra, pusieron toda su alma en la feliz terminación de esta monumental obra, y a cuyos esfuerzos deben los palmiranos contar con una Catedral que es motivo de admiración.


Referencia:
Raffo Rivera, Álvaro.1992. De Llano Grande a Palmira.1 ed. Santiago de Cali,C. Imprenta Departamental del Valle. p. 51-52.

Lo más visto de Crónicas y relatos

Holmes, 62 años, médico

Como millones de humanos, Holmes Ramírez tomó un enorme compromiso crediticio para que su sueño de ayudar a mucha gente...

POR Teresa Consuelo Cardona G.

Andrés, 26 años, “motorratón”

Andrés, al salir de su casa, hacia las cinco de la mañana, ya debe diez mil pesos de la entrega...

POR Teresa Consuelo Cardona G.

Las Córdobas

Las Córdobas son una puerta del tiempo, un sentimiento que se guarda entre el paladar y el corazón. Cada turista...

POR Mauricio Cappelli