Palmira, Valle del Cauca, Colombia

Fernando Estrada

Los impactos potenciales de legalización de la marihuana están por verse. Hay muchos aspectos de este proceso abiertos al debate.


El consumo de marihuana ha inclinado al Gobierno hacia políticas a favor de su legalización. Pero, paradójicamente, la legalización puede potenciar el aumento del consumo al suprimir el estigma de ilegalidad. Veamos. Modelos de estudio comparado muestran que las preferencias del consumidor no son asuntos de azar, es decir, que los estimativos sobre la demanda han podido heredar políticas públicas incorrectas. La tesis convencional dice que si la marihuana se legalizara se tendrían modestos aumentos del consumo (28 por ciento). Mientras que el uso promedio de 48 por ciento se podría reducir (hasta 19,4 por ciento). Las expectativas fiscales de legalización suponen que los impuestos derivados podrían llegar a los mil millones de dólares.

De hecho, en la actualidad la marihuana es la droga de más amplio uso a nivel mundial (ONDCP, 2004) y, de acuerdo con la Comisión para Drogas y Delitos de Naciones Unidas, entre 119 y 224 millones la consumen. La naturaleza de este mercado hace complejo determinar cifras en ventas, pero solo en Estados Unidos se estima que se mueven 150 mil millones de dólares. No obstante, los esfuerzos encaminados a regularizar su uso, en casi todos los países, los mercados de drogas ilícitas siguen siendo atractivos.

No es un misterio que quienes manejan los mercados de marihuana sean también promotores de campañas a favor de la legalización de las drogas. En Europa: Alemania, Países Bajos, Portugal, España y Suiza han adelantado campañas liberales de aplicación de leyes que permiten la posesión de marihuana. La política estadounidense fue coercitiva hasta hace poco, pero en 2012 el uso de marihuana con fines recreativos se legalizó en Washington y Colorado, y en 2014 se unieron Oregon y Alaska. Uruguay se convirtió en el primer país en legalizar la marihuana en 2013. Colombia ha ingresado al selecto grupo de países con legalización de la marihuana para usos medicinales. Y se abre paso hacia el mercado de competencia con destino a Estados Unidos y Europa.

En otros frentes el debate se mantiene. Las políticas de seguridad implementadas en el Bronx, Bogotá, descubrieron aspectos oscuros en estos mercados. Los costos de la violencia en las zonas del microtráfico, asociados a la oferta de drogas duras, la cadena de distribuidores, los gastos en medidas de contención y prevención; alta informalidad en transacciones y delitos conexos. Quienes se oponen a las políticas de legalización se preocupan por los impactos asociados a costos en salud y protección social. Una política de legalización generalizada podría reducir costos para el consumidor, pero incentivaría mayores consumos. Clave, si el consumo entre adolescentes aumenta, la marihuana podría ser puerta de ingreso al experimento con drogas más fuertes.

Debido a lo anterior, quedan muchas preguntas por resolver. En primer lugar, ¿cuánta sería la prevalencia e intensidad del consumo bajo condiciones de legalización? Segundo, ¿en qué medida los grupos de riesgo (jóvenes y adolescentes) son afectados por la legalización? Finalmente, pueden las políticas de gobierno implementar (con impuestos) mecanismos de prevención y tratamiento efectivos para reducir los daños?

En países de consumo masivo hallaron que los precios tendrían que cuadruplicarse por encima de los niveles actuales a fin de mantener un equilibrio entre el consumo ex ante y el consumo ex post a la legalización. Considerando que los usos de la marihuana podrían ajustarse a los mismos controles vigentes para el alcohol. Sin embargo, lo normal sería esperar que un incremento de precios en los mercados legales indujera la búsqueda de mercados ilegales para reducir los costos. La propuesta del aumento de impuestos al consumo de cigarrillos correspondería también al caso de la marihuana; no obstante, es muy temprano pronosticar sus efectos globales en materia de política pública.

Los impactos potenciales de legalización de la marihuana están por verse. Hay muchos aspectos de este proceso abiertos al debate. Hemos mencionado las implicaciones de legalización en el largo plazo. En este caso, una política de mayor tolerancia dirigida hacia un segmento de población afectada puede desencadenar indirectamente incentivos en otros segmentos más vulnerables de la sociedad (jóvenes y adolescentes). Otro asunto relaciona las características de choque o complementariedad entre los mercados legales e ilegales, laboratorios, calidad de productos o insumos. Muchas ventanas quedan abiertas sin posibles controles para los gobiernos locales.

Se necesitan todavía muchos estudios comparados. Modelos estructurales que muestren tendencias y líneas de prevención con menores riesgos. Estimar la legalización como la respuesta al problema del consumo es apenas un eje del problema. El ministro Gaviria y el senador Galán han dado una batalla dentro de una zona vulnerable del debate público sobre legalización de las drogas. Queda un largo camino por recorrer además de las reacciones morales. Las percepciones de la misma población que consume pueden variar a medida que los mercados se expandan. Las preferencias del consumo cambian con las condiciones de riesgo, legalidad e ilegalidad. Además, necesitamos estudios con diseños en contravía a las expectativas del Gobierno en materia fiscal.

Creer que los impuestos al consumo de la marihuana, el alcohol, los cigarrillos y bebidas azucaradas pueden reducir los riesgos de las poblaciones afectadas, o que una mayor tasa impositiva sobre las drogas puede mejorar los recaudos públicos, es demasiado simple para diseñar políticas públicas.

Lo más visto de Fernando Estrada

Economía

El Capital en el siglo XXI de Thomas Piketty

El Capital en el siglo XXI ha logrado reunir series históricas al comparar las desigualdades y la riqueza; pero su...

Política y gobierno

Uribe y la mentalidad reaccionaria en Colombia

Las condiciones potenciales de reactivación paramilitar o una paz duradera en Colombia dependen menos de hechos políticos concretos que la...

Sociedad

¡¡Los signos de exclamación!!

Mediante la puntuación, los mercados publicitarios y caricaturistas ponen énfasis determinados sobre rostros de personalidades, descripción de acontecimientos o gráfico...