Palmira, Valle del Cauca, Colombia

Fernando Estrada

Sin duda se trata de un drama. Y mientras no veamos sus raíces más profundas, seguiremos proponiendo soluciones que sólo se tomarán en serio mientras haya periodistas y una cámara.


El doloroso dilema de mujeres golpeadas por sus maridos es que deben soportar en silencio una doble condena:

  1. La infamia de una sociedad y un Estado que las deja vulnerables frente a sus victimarios. En una mayoría de casos, cumplidos los protocolos de rigor: denuncia y pedidos de protección; las mujeres humilladas deben regresar al ciclo infernal de sus hogares con esos mismos hombres.
  2. La segunda condena es que estas mujeres tienen hijos y obligaciones que sus familias o cercanos no sobrellevan. Con lo cual, tras la primera golpiza y la segunda y la tercera, la mujer sometida y humillada guarda silencio. Su victimario se ha convertido en su fuente de sustento y el ángel oscuro de sus hijos. En silencio, las mujeres a diario deben soportar cargas que el resto simplemente oculta o desconoce.

Muy amargo, pero es la realidad.

Todos protestamos y odiamos al infame buen mozo. Jugadores de fútbol, estrellas, actores o cantantes que haciendo suyas las ventajas que les aporta la sociedad, someten en privado a sus parejas a condiciones humillantes. Pero es la cara visible del problema. ¿Y en el resto de la sociedad de los desiguales? ¿Mujeres, niños y niñas pobres que conviven en vecindarios o casas de inquilinato? En estos espacios la violencia contra la mujer y los hijos es mucho más dolorosa.

Sin duda se trata de un drama. Y mientras no veamos sus raíces más profundas, seguiremos proponiendo soluciones que sólo se tomarán en serio mientras haya periodistas y una cámara.

¿Y el dilema?

Llevado a su extremo puede traducirse en estos términos: "Si lo denuncio y lo abandono, debo cubrir costos que superan condiciones sucesivas en el tiempo" (El Estado y la ley llegan tarde y protegen mejor a los machos). "Si continúo a su lado, puede que cambie" (o empeore, lo más posible).

El camino hacia el purgatorio se abre por delante.

Lo más visto de Fernando Estrada

Economía

El Capital en el siglo XXI de Thomas Piketty

El Capital en el siglo XXI ha logrado reunir series históricas al comparar las desigualdades y la riqueza; pero su...

Sociedad

¡¡Los signos de exclamación!!

Mediante la puntuación, los mercados publicitarios y caricaturistas ponen énfasis determinados sobre rostros de personalidades, descripción de acontecimientos o gráfico...

Política y gobierno

Uribe y la mentalidad reaccionaria en Colombia

Las condiciones potenciales de reactivación paramilitar o una paz duradera en Colombia dependen menos de hechos políticos concretos que la...