Palmira, Valle del Cauca, Colombia

Fernando Estrada

La realidad social es compleja y cambiante y los modelos económicos expresan esa misma diversidad. Con lo cual resulta imposible que un modelo del tipo “la teoría del todo” sea posible en la ciencia económica.


En economía existen numerosas ideas aplicadas en áreas diferentes: la salud, la educación, el transporte urbano, el comercio, la lucha contra la pobreza, etc. En cada caso los economistas reconstruyen aspectos del mundo aplicando principios de la economía a problemas públicos. Casos como estos representan el oficio profesional de los economistas, aunque, por supuesto, hay muchos más: la teoría de redes se ha utilizado para interpretar epidemias, delitos, desplazamientos, despojo de tierras. La teoría de juegos ha servido para comprender estrategias en las guerras y los conflictos; los modelos de diseño de mercados han ayudado al sector salud a asignar eficientemente los médicos internistas en los hospitales; los modelos de empresa refuerzan las políticas de innovación y los modelos de historia macroeconómica han permitido valorar civilizaciones antiguas. Cuando los economistas hacen su trabajo, contribuyen a mejorar el mundo.

Muy a pesar, frecuentemente los economistas se equivocan, y con ellos, las decisiones que se toman bajo sus recomendaciones. Los modelos teóricos (artefactos con algo de matemáticas) que emplean los economistas para entender la realidad han sido motivo de orgullo entre sus profesionales. Los métodos de investigación son su fortaleza y el talón de Aquiles, y además los modelos son reflejo de la práctica de la ciencia; la economía no es ciencia en el mismo sentido que la física teórica, la química pura o la biología molecular, pero es una ciencia al fin y al cabo.

En economía, más que un único modelo dominante tenemos una familia de modelos. De la misma forma que Wittgenstein se refería al lenguaje. Más aún, los modelos en economía tienen una relación semejante al lenguaje propio de las comunidades humanas. A diferencia de las ciencias naturales, en las ciencias sociales (la economía) se avanza mediante ciclos de expansión de los modelos. No hablamos propiamente de sustitución de paradigmas, sino de mejoras progresivas entre los modelos y el mundo real. La realidad social es compleja y cambiante y los modelos económicos expresan esa misma diversidad. Con lo cual resulta imposible que un modelo del tipo “la teoría del todo” sea posible en la ciencia económica.

Cuando los economistas se acomplejan con las ciencias naturales tienen la tendencia a abusar de sus modelos. Esto es, se hacen propensos a confundir un modelo con el modelo, recursivo y aplicable a fenómenos diversos y en circunstancias distintas. Sobre todo los jóvenes profesionales tienen que vencer la tentación y seleccionar los métodos y modelos que se aplican en función del contexto específico y los problemas que pretende resolver; y todos los estudiantes que se forman en las facultades y escuelas de economía deberían aprender a cambiar de un modelo a otro de manera dinámica. Los profesores no tienen por qué cerrar su utilización de modelos a una única área de la economía.

Los modelos en economía se desempeñan como metáforas. Trasladan a la realidad el comercio, los bancos, la salud, la educación, etc., teorías que reflejan sistemáticamente una mejor comprensión de ella. Los modelos interpretan datos empíricos mediante un lenguaje que usa ecuaciones matemáticas. Pero la realidad social no se circunscribe exactamente a los datos ni a las ecuaciones, sino a su relación dentro de una explicación coherente. Las metáforas son narraciones figuradas que describen, son flechas que buscan conectar mundos diferentes, aproximarlos. Los modelos económicos desempeñan una tarea parecida en la creación de conocimiento.

Los economistas practican su oficio profesional usando modelos. Cuando los modelos son concebidos dentro, supuestos críticos mejoran nuestra comprensión de los problemas y las soluciones. Pero, cuando se abusa de los mismos, las consecuencias son regulares tanto para el diseño de políticas como para los pronósticos esperados. Qué tipo de ciencia es la economía depende del tipo de modelos y los usos diversos que se haga de los modelos. Del mismo modo que las metáforas pueden ser metáforas creadoras o metáforas muertas, los modelos en economía pueden abrir nuevos mundos o pueden cerrarlos.