Palmira, Valle del Cauca, Colombia

Fernando Estrada

Los denominados experimentos económicos se construyen a partir de entornos mentales para poner a prueba las hipótesis. Aislar una relación causal o los efectos en economía es complejo. Supone tomar en cuenta supuestos relativos a condiciones adicionales de fondo.


Cuando hablamos de economía experimental, resulta inevitable relacionar sus términos con el lenguaje científico, pero, ¿qué tan experimental es la economía?, ¿podemos hacer equivalentes sus experimentos a laboratorios en las ciencias naturales?, ¿cómo se validan las pruebas en la economía experimental? Veamos con más detalle. Sabemos que en las grandes tradiciones de las ciencias los experimentos de laboratorio se celebran con riguroso control de pruebas y corroboración de datos. Más aún, usando el lenguaje de laboratorio, nos imaginamos a los economistas en condiciones aisladas con sus sistemas de registro y la contrastación de sus hipótesis, etc. Pero, ¿pueden los modelos económicos reflejar el ambiente experimental de ciencias como la física?

Al observar la tradición galileana con respecto a los experimentos, lo primero es destacar el carácter artificial para aislar del mundo las materias contenidas; el investigador diseña condiciones experimentales con el propósito de poner a prueba relaciones causales hipotéticas. Las pruebas del mismo Galileo Galilei sobre el movimiento produjeron efectos confusos, lo que le llevó a experimentar en el “vacío”. Imre Lakatos, el notable epistemólogo de los programas de investigación científica, subraya las características de separación, aislamiento e identificación en los ensayos de la ciencia desde los tiempos de Galileo.

El experimento en las ciencias se manipula deliberadamente. Se trata de una diferencia clave. Los científicos separan los fenómenos de estudio con la finalidad de observar la cadena causal que les permitirá explicarlos. En la ciencia económica los hechos son supuestos asociados a las acciones de individuos o grupos. El asunto no es tan simple. Los denominados experimentos económicos se construyen a partir de entornos mentales para poner a prueba las hipótesis. Aislar una relación causal o los efectos en economía es complejo. Supone tomar en cuenta supuestos relativos a condiciones adicionales de fondo.

Lakatos se anticipaba a juzgar que un efecto puede ser el resultado de muchas causas. A favor del uso de modelos en economía, puede afirmarse el carácter selectivo de las hipótesis. Esto significa que los supuestos permiten al economista determinar que tan próxima a los hechos es una causa. O mejor, que entre un conjunto posible de causas la modificación de las mismas termina cambiando los resultados. La ciencia de laboratorio, por muy artificial que sea, dirán algunos, sigue teniendo lugar en el mundo real. Mientras en economía los experimentos relacionan estados mentales. Aquí cuentan, por ejemplo, variaciones del dilema del prisionero o los ensayos de Kahneman/ Tversky sobre aversión al riesgo.

¿Cuál es la diferencia entonces? La misma parece radicar en el grado de los supuestos. En economía los resultados experimentales exigen también una extrapolación significativa antes de extenderlos al mundo real. Lo que sucede en un laboratorio de teoría de juegos, demos por caso, no tendría por qué funcionar en el mundo real. El profesor usa entre sus estudiantes incentivos de bajo valor, aunque por fuera del laboratorio los mercados se mueven mediante transacciones millonarias. De modo semejante en las ciencias, un medicamento puede fracasar al usarlo entre la gente que lo necesita, porque no fueron tomadas en cuenta condiciones particulares.

Esta discontinuidad entre el laboratorio y el mundo real fue observada por Lakatos y Thomas Kuhn. Los filósofos de la ciencia distinguen relativamente entre “corroboración interna” y “corroboración externa”. Un experimento correctamente diseñado que explora las relaciones causales en condiciones específicas tiene un alto grado de “corroboración interna”. No obstante, su “corroboración externa” dependerá de cuánto puedan extenderse sus conclusiones desde un contexto experimental a otros contextos.

En síntesis, los experimentos reales contribuyen a aislar e identificar, de manera diferenciada, los mecanismos causales específicos. El desafío que se impone a la comunidad científica es relacionar estos mecanismos con lo que sucede en el mundo real. Los laboratorios en economía tienen ventajas relativas. Entre tales ventajas se encuentra el factor contingente de sus hipótesis. Las condiciones específicas que propone un profesor en el aula de clases están implícitamente condicionando el comportamiento de los participantes. Consecuentemente, los supuestos del juego que se propone hacen parte de los resultados.

La clave consiste en los supuestos del experimento. Qué tan realistas o no pueden ser las hipótesis.

Lo más visto de Fernando Estrada

Economía

El Capital en el siglo XXI de Thomas Piketty

El Capital en el siglo XXI ha logrado reunir series históricas al comparar las desigualdades y la riqueza; pero su...

Sociedad

¡¡Los signos de exclamación!!

Mediante la puntuación, los mercados publicitarios y caricaturistas ponen énfasis determinados sobre rostros de personalidades, descripción de acontecimientos o gráfico...

Política y gobierno

Uribe y la mentalidad reaccionaria en Colombia

Las condiciones potenciales de reactivación paramilitar o una paz duradera en Colombia dependen menos de hechos políticos concretos que la...