Palmira, Valle del Cauca, Colombia

Analectas

  • El lenguaje es nuestra propia historia

    El lenguaje es una carga de vocablos, de acentos, giros, connotaciones que hemos ido almacenando a lo largo de la vida.

  • Meditaciones

    Tan frágiles que somos y tan insensibles al mismo tiempo... ¿Por qué el cuestionar a los demás? La única cuestión que debería de existir es la cuestión filosófica y la ambición por el bienestar, no por un simple metal que acaba con cualquier moral.

  • El diario de las prostitutas

    La etimología suele desnudar verdades prolijamente sepultadas, pero que subsisten más allá de la desidia del hablante.

  • El método...

    El problema de los métodos bien puede ser el de la imposición de métodos. Imponer equivale aquí a negar cualquier posibilidad de actuar que se aparte del camino que recorrió quien pretende que enseña.

  • Compensaciones

    Gervasio Domínguez ha estudiado, con la minuciosidad que caracteriza a los colombianos de bien, algunos modos de incomodar (es lo menos que se puede) a los funcionarios de una entidad crediticia española.

  • Hieródulas, las siervas del amor

    Las Hieródulas eran mujeres libres, cuyo único nexo en común era la belleza y el amor inclaudicable por la Diosa.

  • Descartes y su teoría

    Quien en su época sufrió un desmayo o por un gran susto perdió el habla y la capacidad de escribir, a juicio del gran Des Chartes, no existía.

  • El arte enluce la vida y da felicidad

    El arte es un duende real que salta cuando uno abre un libro o lee un verso o visita una catedral o un museo de arte o entra a una sala de concierto. Allí está escondido y nos espera para hacerle cosquillas a nuestra curiosidad y poner una pizca de pimienta o de clavo en la fantasía.

  • La poesía es barbarie pura

    La poesía es caos, transgresión, es ir a buscar la belleza, la fealdad primaveral, la transparencia, la otredad del espejo contra la corriente, a pesar de todos y de todo.

  • La función de la poesía

    La Poesía es señora recatada, retraída y mínima joya. Casi nadie la reconoce y piensan muchos que ella viste de seda y abalorios y que habla un lenguaje lejano.