Palmira, Valle del Cauca, Colombia

Tribuna de opinión

Sócrates jamás pronunció tal aberración filosófica. "Sólo saber que no se sabe nada" es una frase tan contradictoria como impropia del filósofo.


"Sólo sé que no sé nada", en griego ἓν οἶδα ὅτι οὐδὲν οἶδα, es quizás la única declaración de la ignorancia que se admite como prueba irrefutable de sabiduría.

La frase pertenece a Sócrates, o mejor dicho, a Platón asignándole ese dudoso mérito que fue reconocido, incluso por el oscuro oráculo de Delfos, que frente a la pregunta: "¿Quién es el hombre más sabio de Grecia?, respondió lacónicamente: "Sócrates".

Lo cierto es que Sócrates jamás pronunció tal aberración filosófica. "Sólo saber que no se sabe nada" es una frase tan contradictoria como impropia del filósofo. En todo caso, debería haber sido: "Sólo sé que no sé casi nada", ya que el saber que no se sabe es al menos saber algo.

En realidad, lo que Sócrates dijo fue lo siguiente:

Este hombre cree que sabe algo, mientras que no sabe nada. Por otra parte, yo, que igualmente no sé nada, tampoco creo saber algo.

La interpretación reduccionista de esta frase de Sócrates en el célebre "sólo sé que no sé nada" fracasa rotundamente. Sócrates no pone el acento en saber o no saber algo, sino en la imposibilidad de alcanzar cierto grado de certeza aún en lo que uno cree saber.

"Sólo sé que no sé nada" enmascara —bajo la forma de cierta humildad intelectual— el poderoso método de razonamiento que Sócrates empleaba para destrozar a sus adversarios. No saber difícilmente puede ser admitido como un síntoma de sabiduría, lo cual nos lleva a preguntarnos por qué Sócrates lo utilizaba tan a menudo.

En esa aparente humildad del "sólo sé que no sé nada" se esconde una estrategia retórica. Evidentemente, Sócrates sabía algo más que no saber nada; de hecho, sabía con certeza que sus conocimientos e inteligencia estaban por encima de sus pares, por eso buscaba destrozar los argumentos de sus rivales intelectuales haciendo que ellos mismos los refutaran.

¿Cómo? Fingiendo ignorancia, es decir, fingiendo que sólo sabía no saber nada.

Este era el estilo de Sócrates, o al menos el estilo que Platón logró capturar. Sócrates no proyectaba su sabiduría con argumentos complejos, sino que la reducía a la ignorancia, como un niño que hace preguntas tan simples, tan básicas, que cualquier respuesta lógica termina contradiciéndose a sí misma.

De ese modo operaba Sócrates. Cuando alguien intentaba probarle algún concepto, él se empequeñecía, se volvía niño, y formulaba una sucesión de preguntas aparentemente inocentes que terminaban forzando a su adversario a contradecirse a sí mismo.

Lo que Sócrates sabía, además de no saber nada, era que la verdadera sabiduría, es decir, la reflexión sobre las grandes abstracciones, consiste en liberarse de los prejuicios y los supuestos conocimientos que uno hereda de los demás.

Por eso el "sólo sé que no sé nada" es una frase contraria a las intenciones de Sócrates, que indudablemente algo sabía sobre el saber.

Fuente: El Espejo Gótico

Comentarios

Los comentarios aquí registrados pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de Palmiguía. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos comentarios que se consideren impertinentes.

Código de seguridad
Refrescar

Comentarios  

0 #1 Viterbo Cèspedes 15-10-2015 12:31
Hermosa aclaración sobre esta frase atribuida a Sócrates a través de la historia. Porque alguien que es considerado el padre de la filosofía y del pensamiento griego no puede ser cierto que nada sepa.

Lo más visto de Tribuna

Ciencia

Por qué leer poesía ayuda a tu cerebro

Las figuras retóricas que florecen en la poesía desafían algunas regiones del cerebro, mucho más de lo que puede hacerlo...

POR Sebastián Beringheli

Asuntos de ciudad

La guachafita de la salud en Palmira

Actualmente el hospital de Palmira se encuentra semiparalizado por la renuncia de 27 médicos que aducen precarias condiciones laborales, falta...

POR Raúl Ospina Giraldo

Ciencia

Sentarse a pensar sin hacer nada más es una "tortura" para la mayoría de la gente

Cavilar a solas durante quince minutos en una habitación sin más estímulos incomoda a la mayor parte de las personas...

POR Agencia SINC