Palmira, Valle del Cauca, Colombia

Tribuna de opinión

Las zonas veredales transitorias de normalización y los puntos transitorios de normalización son territorios de tipo temporal y transitorio, cuyo objetivo central es facilitar el tránsito hacia la legalidad de los integrantes del grupo FARC–EP.


Según el nuevo acuerdo final de paz suscrito el 24 de noviembre de 2016 entre el Gobierno nacional y el grupo armado FARC–EP, para efectos del cumplimiento de los compromisos relacionados con el cese al fuego y de hostilidades bilateral y definitivo, la dejación de armas y la reincorporación económica, política y social de los integrantes de este grupo; se consagró la creación de zonas veredales transitorias de normalización (ZVTN) y puntos transitorios de normalización (PTN).

Las ZVTN y los PTN son territorios de tipo temporal y transitorio, cuyo objetivo central es facilitar el tránsito hacia la legalidad de los integrantes del grupo FARC–EP, que habrá de lograrse tan solo si la agrupación de los exguerrilleros y exguerrilleras se dirige con éxito y en tiempo a la realización de los anteriores tres compromisos.

Dado que las zonas y puntos de transición constituyen la base del regreso a la vida civil de los integrantes del exgrupo armado y teniendo en cuenta que se aproxima el día “D+180” en que, se supone, parte de los pactos estructurales del nuevo acuerdo deben ya tener un porcentaje notorio de progreso; hacemos un balance sobre su implementación y desarrollo para saber en concreto cuál es la realidad en comparación con las expectativas que fijó el acuerdo de paz para este escenario de postconflicto.

Sobre el particular y en relación con la implementación de las ZVTN y los PTN, resulta pertinente revisar los siguientes dos aspectos: (1) su desarrollo logístico y todo lo que esto implica; (2) el cumplimiento de los compromisos del cese al fuego y hostilidades, dejación de armas y reincorporación social, política y económica de los integrantes agrupados (pendiente para una próxima nota).

Desarrollo logístico

¿Cuál es su ubicación y extensión territorial?

Expectativa. La ubicación actual tanto de las ZVTN como de los PTN pactada alrededor del territorio nacional en consenso entre los negociadores, se extiende en un total de 26 veredas correspondientes a 25 municipios [1], que cuentan en la actualidad con zonas de acceso terrestre, fluvial, lejos de áreas fronterizas, parques naturales, cascos urbanos y resguardos indígenas.

Realidad. Se trata de zonas y puntos que no comprenden más del 0.1% del territorio nacional, lo cual contradice el alegato de quienes sostienen que las ZVTN y los PTN constituyen “la entrega del país a las FARC–EP”. Tampoco son territorios “sin Estado”, pues si bien se encuentran desmilitarizados, allí siguen ejerciendo sus funciones las respectivas autoridades civiles no armadas.

¿Cuántas zonas y puntos se instalaron?

Expectativa y realidad. Hasta ahora, se ha ordenado, vía decreto presidencial, el establecimiento de 19 de las 20 zonas veredales transicionales y de normalización pactadas según el acuerdo y 7 de los 7 puntos transitorios de normalización que éste consagraba, serían construidos una vez se diera inicio al día D+1.

¿Cuál es la duración de la instalación de las ZVTN y PTN?

Expectativa. Sobre su duración, el acuerdo expresa un término inicial de 180 días, los cuales habrán de finalizar el próximo 30 de junio y que podrá prorrogarse mientras se lleve a cabo el cronograma de dejación de armas.

Realidad. Dicha extensión resulta desde ya necesaria si consideramos que tan sólo para el día 5 de mayo se habrán almacenado al menos unas 1.000 armas [2] de las 14.000 estimadas por el presidente Juan Manuel Santos en posesión de las FARC–EP (aunque su número exacto sigue siendo desconocido para la opinión pública).

A esta prórroga, que facilitaría la continuación del cronograma de la dejación de armas, estimada hasta el día D+270 por los miembros de las FARC, debe sumarse el deseo de varios de sus miembros reagrupados en permanecer de manera indefinida en las zonas y puntos veredales [4].

Ante este panorama, ¿cómo asegurar el carácter de temporalidad y transitoriedad de territorios que ya se encuentran en la mira de grupos paramilitares?; además, ¿podría la concentración indefinida servir a grupos al margen de la ley para convertir los campamentos de reagrupación en blanco fácil de atentados contra la vida de quienes allí se encuentran?; y por último, ¿qué tanto contribuiría la extensión indefinida de las zonas y puntos veredales en el proceso de reintegración social, económica y política de las FARC–EP, más aún cuando la población civil tiene restringido el ingreso a los actuales campamentos?

¿Cuántos integrantes de las FARC–EP se encuentran concentrados en las ZVTN y los PTN?

Expectativa y realidad. De conformidad con el más reciente comunicado del Mecanismo de Monitoreo y Verificación a cargo de la Misión de la ONU en Colombia del día 21 de abril [5], un aproximado de 7.450 integrantes de las FARC–EP se encuentran localizados en las ZVTN y PTN, cifra que dista de la reportada por el alto comisionado para la paz que reduce el número de integrantes a 7.038 personas. La importancia de este dato no es menor, pues solo habrán de ser suspendidas las órdenes de captura contra los integrantes de las FARC–EP que se encuentren en el listado de integrantes que habiten en dichas zonas y puntos.

¿Cuál es el estado de la construcción y entrega de las ZVTN y los PTN?

Expectativa. La construcción de las ZVTN y los PTN se desarrolla en tres fases. La fase I que comprende la identificación y arriendo de los predios en que se construirían los 26 campamentos de reagrupación. La fase II que integra la adecuación de cada territorio en lo que respecta a la provisión de los servicios de agua, luz, pozos sépticos y acondicionamiento de las áreas comunes. Y la fase III, la entrega de los materiales y autoconstrucción de los alojamientos.

Realidad. A la fecha, según lo informa la Misión de la ONU en Colombia [6], cinco campamentos se encuentran con un progreso entre el 0% y el 25% de implementación (fase I), seis en un avance entre el 25% y 50% de desarrollo (fase II), siete en un avance entre el 50% y el 75% de desarrollo (fase II), y ocho en un avance entre el 75% y 100% de construcción. Es decir, que faltando menos de 60 días para que finalice el término inicial de funcionamiento de las ZVTN y los PTN, más de la mitad de los 26 campamentos presentan todavía retrasos considerables en su debido funcionamiento.

La causa de estos retrasos (sin que resulte novedoso) se relaciona con incumplimientos por parte de los contratistas escogidos por el Fondo Especial para la Paz para la ejecución de los contratos de construcción y adecuación de los campamentos, y sobre los que pesan serias dudas, pues se trata, en su mayoría, de firmas que ni siquiera contemplan en su objetivo social la construcción de obras civiles o de territorios con fines humanitarios.

En una próxima nota realizaremos un balance sobre las expectativas y la realidad en torno a los compromisos pactados respecto del cese al fuego y hostilidades, dejación de armas, y reincorporación social, política y económica de los integrantes de las FARC–EP.


Referencia:

[1] Álvarez Vanegas, A. & Pardo Calderón D. (2017). Entornos y riesgos de las zonas veredales y los puntos transitorios de normalización, Bogotá: Fundación Ideas para la Paz. pp. 8.

[2] Misión de la ONU en Colombia, comunicado de prensa del 4 de mayo sobre dejación de armas.

[3] “Este 5 de mayo habrá 1.000 armas de las Farc almacenadas en contenedores”, El Espectador. Mayo 04 de 2017.

[4] “Las Farc se van a quedar en las zonas veredales” La Silla Vacía. Abril 25 de 2017.

[5] Mecanismo de Monitoreo y Verificación, Comunicado de Prensa, “Monitoreo de la construcción de campamentos para las FARC–EP en las ZVTN y los PTN”, abril 21 de 2017.

[6] Misión de la ONU en Colombia, comunicado de prensa del 21 de abril sobre el monitoreo de la construcción de campamentos para las FARC–EP en las ZVTN y los PTN.

Comentarios

Los comentarios aquí registrados pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de Palmiguía. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos comentarios que se consideren impertinentes.

Código de seguridad
Refrescar

Lo más visto de Tribuna

Ciencia

Por qué leer poesía ayuda a tu cerebro

Las figuras retóricas que florecen en la poesía desafían algunas regiones del cerebro, mucho más de lo que puede hacerlo...

POR Sebastián Beringheli

Asuntos de ciudad

La guachafita de la salud en Palmira

Actualmente el hospital de Palmira se encuentra semiparalizado por la renuncia de 27 médicos que aducen precarias condiciones laborales, falta...

POR Raúl Ospina Giraldo

Analectas

Sólo sé que Sócrates sabía algo (además de saber que no sabía nada)

Sócrates jamás pronunció tal aberración filosófica. "Sólo saber que no se sabe nada" es una frase tan contradictoria como impropia...

POR Sebastián Beringheli