Palmira, Valle del Cauca, Colombia

Tribuna de opinión

Actualmente el hospital de Palmira se encuentra semiparalizado por la renuncia de 27 médicos que aducen precarias condiciones laborales, falta de insumos médicos y equipos para desempeñar su labor, además de la falta de pago de sus salarios.


El alcalde José Ritter López Peña, a propósito del tema de la liquidación de la ESE Hospital San Vicente de Paúl de Palmira, manifestó a través de los medios de comunicación que "se acabó la guachafita dentro del San Vicente de Paúl", argumentando que por culpa de sus trabajadores se había producido el deterioro que ocasionó su cierre. Hoy, 23 de diciembre de 2013, tras 43 días de su cierre, me permito hacer un balance de la situación de la salud en Palmira.

INSTITUCIÓN DE SALUD NIVEL
Clínica Palma Real Alto (III)
Clínica Palmira Mediano (II)
Clínica Comfandi Mediano (II)
Clínica de Occidente Mediano (II)
Hospital San Vicente de Paúl Mediano (II)
Hospital Raúl Orejuela Bueno Bajo (I)

Empecemos por analizar la red hospitalaria de la ciudad, compuesta hasta mayo de 2012 por dos empresas sociales del Estado (ESE): hospital San Vicente de Paúl y hospital Raúl Orejuela Bueno; y cuatro clínicas particulares: Palma Real, Clínica Palmira, Clínica de Occidente y Clínica Comfandi. Veamos la complejidad de todas ellas: Palma Real, de alto nivel; Palmira, Comfandi, Occidente y San Vicente de Paúl, de mediano nivel y el Raúl Orejuela Bueno de bajo nivel, es decir, un centro hospitalario de tercer nivel, cuatro de nivel dos y uno de primer nivel.

En aquel entonces, el municipio contaba con doscientas una (201) camas de hospitalización y ciento treinta y tres (133) camas de observación, para un total de camas disponibles en las seis instituciones de salud de trescientas treinta y cuatro (334) camas hospitalarias.

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud), por cada mil (1.000) habitantes debe haber cuatro (4) camas. Si Palmira cuenta con más de trescientos mil habitantes, se necesitan mil doscientas (1.200) camas para atender solamente a la población de la zona urbana, sin contar con la población de los cinco municipios vecinos que remiten pacientes para nivel mediano y alto de complejidad.

Entonces, de acuerdo con lo anterior, en el 2012, a pesar de que todas las instituciones contaban con servicio de urgencias las veinticuatro horas, Palmira tenía un déficit de camas hospitalarias de ochocientas sesenta y seis (866).

En junio de 2012, al cerrar el servicio de urgencias del hospital Raúl Orejuela Bueno y trasladarlo al hospital San Vicente de Paúl, se perdieron 29 camas de observación de ese centro hospitalario, además de obligar a toda la población del sector de los barrios La Emilia, Santa Ana, Rivera Escobar y Santa Bárbara a desplazarse al hospital San Vicente de Paúl.

Por su parte, las clínicas Comfandi y Occidente comenzaron a remitir a la mayoría de sus pacientes a la ciudad de Cali, a las clínicas Amiga y Occidente respectivamente. El hospital San Vicente de Paúl, intervenido desde marzo de 2012 y funcionando precariamente, se dedicó a remitir a la red de Cali a un gran número de sus pacientes. La Clínica Palma Real y la Clínica Palmira se saturaron por todo lo anotado anteriormente.

El alcalde José Ritter López determinó invertir en obras inconclusas iniciadas en la administración Arboleda Marquez más de 20 mil millones de pesos, dejando morir por inacción económica a nuestro más emblemático hospital regional, que terminó la intervención por la Supersalud en marzo de 2013 con unos pasivos superiores a los 16 mil millones de pesos, tras haberlo recibido con menos de nueve mil millones de pesos en marzo de 2012. Como dato curioso, el agente interventor del hospital resultó ser el esposo de la sobrina de la exsenadora Dilian Francisca Toro.

El alcalde José Ritter López Peña, el 30 de octubre de 2013, mediante el Decreto 218 ordena la liquidación de la ESE Hospital San Vicente de Paúl de Palmira y se encarga a la Fiduprevisora S.A. de su liquidación. El personal a cargo de la ESE pasa a una nómina transitoria y se fija como sede de la liquidación el Coliseo de Ferias y Exposiciones Álvaro Domínguez Vallecilla. En ese momento la deuda laboral era de cuatro meses de salarios y la retroactividad del incremento salarial de todo el período 2012–2013. Hoy, veintitrés de diciembre de 2013, la deuda por cancelar es de seis meses de salarios y toda la retroactividad de los salarios. Además la seguridad social integral de todos ellos no se ha cancelado oportunamente por lo que carecen de servicios de salud, no cotizan a pensiones y menos a riesgos laborales.

Algunos extrabajadores del San Vicente de Paúl que han sido enganchados por la operadora Endosalud IPS, han manifestado que se les exigió para su contrato que se comprometieran a aportar 20, 30 o más votos por el candidato a la Cámara de Representantes del Partido de la Unidad (U) de Palmira, caso que he puesto en conocimiento de las autoridades respectivas para su investigación.

Actualmente el hospital Raúl Orejuela Bueno, sede San Vicente de Paúl, se encuentra semiparalizado por la renuncia de veintisiete (27) médicos que aducen precarias condiciones laborales, falta de insumos médicos y equipos para desempeñar su labor, además de la falta de pago de sus salarios. (Ver carta de renuncia de médicos). La Clínica de Occidente de Palmira cerrará sus puertas el día 31 de diciembre, la Clínica Comfandi debido a la carencia de médicos especialistas de tiempo completo está remitiendo a la mayoría de sus afiliados a Cali, a la Clínica Amiga; por lo tanto, sólo quedan la Clínica Palmira y la Palma Real para atender a los pobladores de Palmira, en plena temporada navideña, constituyéndose esto en una verdadera crisis hospitalaria.

En relación con la salud pública, la secretaria del ramo anunció que hay avances en la vacunación y en la remisión de casos nuevos de sida, pero no informa acerca el rebrote de tuberculosis, sífilis congénita, cáncer, y no se observan los resultados de la APS que tantos recursos económicos ha requerido y que adelanta el hospital Raúl Orejuela Bueno, lo cual será motivo de estudio para conocimiento de toda la ciudadanía.

Bueno, considero que la verdadera "guachafita de la salud" la ha motivado la errática política de salud que se adelanta en Palmira, recuerdo anuncios del alcalde Ritter López acerca de la construcción de un hospital en la comuna Uno y de la fusión de los hospitales Raúl Orejuela y San Vicente de Paúl.


Raúl Ospina Giraldo es coordinador de la Red Palmirana de Veedurías Ciudadanas.

Comentarios

Los comentarios aquí registrados pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de Palmiguía. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos comentarios que se consideren impertinentes.

Código de seguridad
Refrescar

Comentarios  

0 #10 mauro f 06-01-2014 13:30
lo que pasa es que como se nos compra el voto por un bulto de cemento o por 20 mil pesos, aquí pagamos las consecuencias abuso de poder, desfalco del patrimonio publico y seguimos votamos por las mismas ratas.
0 #9 Pablo P. 04-01-2014 04:16
Palmira es una de las ciudades más peligrosas y corruptas de Colombia, y al alcalde Ritter López y a los concejales lo único que les interesa es robarse los dineros del presupuesto público.
0 #8 Antonio Z. 27-12-2013 15:38
Hoy estuve en el hospital no me atendieron, perdí el tiempo, no hay medicos
0 #7 Andres 26-12-2013 22:38
Palmira Avanza......... de culo al abismo
+1 #6 Mario A. Peña 26-12-2013 17:50
Se dice que en el hospital de Palmira luego de su liquidación han muerto siete personas por falta de atención. Así que lo que debemos hacer es DENUNCIAR PENALMENTE a Ritter López porque esto es un ATENTADO CONTRA LA SALUD DE LOS PALMIRANOS.

Lo más visto de Tribuna

Ciencia

Por qué leer poesía ayuda a tu cerebro

Las figuras retóricas que florecen en la poesía desafían algunas regiones del cerebro, mucho más de lo que puede hacerlo...

POR Sebastián Beringheli

Analectas

Sólo sé que Sócrates sabía algo (además de saber que no sabía nada)

Sócrates jamás pronunció tal aberración filosófica. "Sólo saber que no se sabe nada" es una frase tan contradictoria como impropia...

POR Sebastián Beringheli

Ciencia

Sentarse a pensar sin hacer nada más es una "tortura" para la mayoría de la gente

Cavilar a solas durante quince minutos en una habitación sin más estímulos incomoda a la mayor parte de las personas...

POR Agencia SINC